Mendoza brinda todos los servicios de infraestructura para desarrollar negocios.


 

Infraestructura y servicios

La Provincia está conectada, tanto internamente como con el resto del país­ y con Chile, por caminos pavimentados. Las dos rutas mÃás importantes a nivel nacional convergen en Mendoza: la Ruta 40, que se extiende de norte a sur a lo largo del oeste argentino, y la Ruta 7, que de este a oeste une a Buenos Aires con las principales ciudades argentinas.

Hay dos pasos internacionales que comunican con la República de Chile. El Paso Cristo Redentor es el más importante, con un tráfico diario aproximado de 1.300 camiones. La Aduana de Mendoza cuenta con modernos sistemas de control de cargas y un puerto seco.

El aeropuerto internacional opera 140 vuelos semanales, principalmente con las ciudades de Buenos Aires y Santiago de Chile, que vinculan a Mendoza con el resto del mundo.

Mendoza posee 11 parques industriales distribuidos en toda la provincia, 6 ya en funcionamiento y 5 en desarrollo. También cuenta con 1 parque tecnológico, 2 áreas industriales y 8 zonas industriales.

Mendoza tiene un sistema energético integrado por 12 centrales hidroeléctricas y 3 grupos térmicos que generan 6.250 GWh/año. Mediante 19.230 km de lí­neas eléctricas se conectan 530 mil usuarios a la red.

La Provincia, con 360.000 ha. irrigadas con agua proveniente de los glaciares de alta montaña y de 23.000 hm3 en reservorios subterráneos y 12.300 km de canales, es un ejemplo a nivel mundial del aprovechamiento sustentable de los recursos hídricos. Un complejo sistema de diques irriga los oasis productivos y optimiza el uso racional del agua y su distribución sobre el área de cultivo. El agua de riego se complementa con un gran número de pozos surgentes y semisurgentes.

Además, existe un importante sistema de plantas potabilizadoras y establecimientos depuradores que ofrecen una cobertura de agua potable del 96,7 % y de cloacas del 66,7%.

En cualquier punto de la provincia se puede disponer de servicios de telecomunicaciones, telefonía y acceso a internet, combinando cableado tradicional y cobertura satelital.

La presencia de bancos, aseguradoras, financieras, casas de cambio, inmobiliarias y servicios de giro de divisas, aseguran la cobertura de los servicios financieros.